RUDRA ABISHEK: La ceremonia hindú que une lo finito con lo infinito


Coincidiendo con el mes de Shiva (Shravana), que este año dura desde la Luna Llena de julio (Guru Purnima) a la Luna Llena de agosto, hablamos del ritual hindú que conecta los dos principios fundamentales del Hinduismo: el mundo recurrente de la materia (Prarkriti, shakti, maya) y el mundo eterno del alma (Purusha, shiva, brahman)

Esta idea filosófica defiende que la esencia de mi es dios, que mi alma (Atman) es como una gota del océano, una partícula perteneciente a una entidad superior, compuesta exactamente por los mismos elementos. 
Rudra Abhishek es el medio más seguido para invocar esa energía de Shiva. La idea de dios carece de forma, por lo que se utiliza una piedra simbolizando ese aspecto eterno, sin principio ni fin, es decir, el ALMA. A diferencia de otras ceremonias que utilizan estatuas e iconos, Rudra Abhishek utiliza un elemento que simboliza lo infinito: el Shiva Lingam.

Imágen de Ana Vega. Rudra Abishek celebrado con los participantes del Viaje Jagruti Solidario de Fotografía 2018 en Rishikesh-India

Ofreciendo al Lingam (la piedra que simboliza a Shiva, lo eterno, el alma) elementos de la Naturaleza, tales como agua, leche, miel, flores..., recordamos que, aunque dispuestos a  reencontrarnos con nuestro verdadero YO, existimos y formamos parte de este mundo limitado y material (Maya). El Lingam se coloca sobre el Yoni (útero en sánscrito), simbolizando nuestra alma actualmente circunscrita y limitada al ciclo de la vida y la muerte... Los cinco elementos, de los que cualquier sustancia está compuesta,  se encuentran representados de igual modo.

Ofrendas a Shiva (Alma o Purusha) circunscrito al mundo material (Prakriti o Naturaleza). Rudra Abhishek celebrado en Rishikesh-India.

Muchos son los beneficios que se consiguen a través de esta ceremonia, especialmente si se lleva a cabo por expertos en enseñanzas védicas y sánscrito, personas especialistas en trabajar con la energía generada y resultante de este ritual de la manera correcta. Múltiples son los tipos de Rudra Abhishek, dependiendo de cuál sea el propósito de la ceremonia (Sankalpa). Sin embargo, se puede realizar un ritual más sencillo enfocado en el amor y la devoción, en la gratitud y la consciencia y, así, por unos minutos, recordarle a nuestro ser que somos fragmentos de un Todo, desprendiéndonos de nuestro egocentrismo y aceptando nuestro origen...

Shiva Lingam en el centro, rodeado de flores y otras ofrendas celebrado en Rishikesh-India.


Entendiendo el mantra "Shivoham: Yo soy Shiva" podemos conectar más profundamente con esta ceremonia. No me comunico hacia fuera, lo hago hacia dentro. No hablo con nadie más que conmigo mismo...


Una ceremonia para tomar consciencia y tratar de entender nuestra existencia  y su sentido último... 
Una vida sin ser analizada no merece la pena ser vivida”...

Comentarios

Entradas populares